Noticias

Una luz en la calle

Por la mañana se va conociendo la noticia: ¡Nour murió esta noche!…

La gripe se la llevó…

Nour es una mujer de Madagascar en situación de calle de unos cincuenta años, que se había instalado apoyándose contra la pared exterior de la estación, rodeada de cajas de cartón, de un colchón y de por lo menos cinco paraguas abiertos, todo lo cual le servía de casa.

En varias ocasiones, la policía y ciertos organismos le habían propuesto alojarla en una casa de acogida de mujeres, pero ella siempre lo había rechazado.  A menudo, cuando pasábamos delante de ella, tenía una sonrisa en los labios. De vez en cuando, compartíamos un poco de comida con ella y nos preguntábamos como hacía para vivir.

Joji, un hermano del Evangelio que hace giras por la noche con una asociación, nos avisa que a partir de las 3 de la tarde habrá un encuentro donde ella vivía, para recordarla.

Vamos, y donde era su «casa», descubrimos ramos de flores, una foto, velas: había por lo menos 30 o 40 personas presentes.

Nos conocimos, hablamos. Un hombre en situación de calle, en silla de ruedas, nos dice que la conocía desde hacía bastantes años. Cuando ella tenía confianza en alguien, se atrevía a confiarle sus bártulos e ir a lavarse. Una vez vio que le daba su bufanda a alguien que tenía frío. Otra vez dio su manta. Nos presentó a otro hombre, africano, que velaba por ella durante la noche, para estar seguro de que no le pasara nada. 

Nos fuimos muy emocionadas. El paso de Nour en medio de nosotros habrá hecho cambiar en muchos el rostro de la gente en situación de calle:  esta mujer ha conseguido reunir y crear un camino de amistad, de solidaridad entre personas que no tenían ninguna oportunidad de conocerse, de apreciarse… ¡Gracias, Nour!…

La primavera se anuncia temprano este año: alegría de ver florecer narcisos, campanillas blancas, flores de azafrán… Sí, la vida vuelve a brotar y nos recuerda el camino hacia la Vida y la resurrección. Este año, tan doloroso para tantos países, tantas personas… necesitamos creer en ella más que nunca.

Htas. Myriam Charlotte con Anne-Francine, Ghislaine y Louise-Marthe