¿Qué vivimos?

Nazaret

«Nuestra vida es muy sencilla, es la vida de Jesús en Nazaret»

Hta. Magdeleine

Dios, en Jesús, compartió nuestra humanidad desde Nazaret, una aldea de la periferia. Es ahí donde se dejó modelar por el trabajo, la amistad y una vida sencilla. Como Él, nosotras también experimentamos que es posible dejarse transformar por aquellas y aquellos que no tienen nada más que su humanidad.

Nuestros vecinos y vecinas, nuestros colegas de trabajo, con su amistad y generosidad, nos revelan la bondad de Dios, nos invitan a reconocer que la vida es un don para acoger. Vivir en pequeñas fraternidades, en los suburbios de nuestro tiempo es una escuela de reciprocidad. Amar y dejarse amar, renunciando a la ilusión de tener siempre que dar algo, es el reto de nuestro cotidiano.