Noticias

Un sueño hecho realidad

Hta. Anna-Shosesharuwa y yo tuvimos la alegría de asistir a la inauguración de la Comunidad Cristiana de Base San Carlos de Foucauld en Igwambiti (Tanzania).  Fue un regalo maravilloso y nos gustaría compartir con vosotros lo que sucedió en este lugar poco conocido pero lleno de vida. 

Hacía tiempo que esta comunidad se sentía atraída por la figura de Carlos de Foucauld, pero el párroco había pedido que no se le eligiera patrón antes de su canonización. Así, el 6 de agosto un sueño se hizo, por fin, realidad. 

Nos emocionó mucho ver que nuestra espiritualidad había llegado a esta pequeña comunidad cristiana a orillas del lago Victoria, en Mwanza. Es la historia de una semilla que se multiplica y sigue dando frutos: de hecho, la comunidad de Igwambiti es una rama de la parroquia de Sawa, fundada por la parroquia Santa Mónica en Buhongwa, que a su vez fue fundada por la parroquia a la que pertenecemos, San Agustín en Mkolani,

La mañana del 6 de agosto nos reunimos en casa de uno de los miembros de la Comunidad de Base San Carlos de Foucauld para la celebración. La misa fue celebrada por el padre Luambano, agustino, y animada por el coro de la comunidad. Asistieron numerosos niños. Antes de comenzar la misa, el sacerdote pidió a los adultos que se desplazaran para que los niños pudieran ocupar el lugar alrededor del altar. ¡Qué alegría pensar que estos niños crecerán con la espiritualidad de la Fraternidad y la darán a conocer a los que les rodean!

Durante la misa, se celebró el bautismo de dos niñas, María y Patricia, ésta última nacida con una discapacidad. Esto marcó la inauguración de esta pequeña comunidad de una manera muy especial. María es hija de una familia de la zona que participó en la celebración. Patricia no forma parte directamente de la comunidad, pero sus cuidadores habían pedido hace tiempo al sacerdote que viniera a suministrarle el sacramento de la unción. Supo que aún no había sido bautizada y preguntó a los miembros de la comunidad si la acogerían para bautizarla el día de la inauguración.

Después de la misa, el presidente de la comunidad, el sr. Peter Matesi, miembro de la Fraternidad Secular, leyó una breve historia de la vida de Carlos de Foucauld. Nos conmovió oír hablar así de él. Después tuvimos la oportunidad de presentarnos. Como había muchos niños y jóvenes, aproveché la ocasión para hablar de la conversión de san Carlos de Foucauld.

Tras la celebración, todos los presentes pudimos compartir el almuerzo. Fue una forma maravillosa de mostrar cómo el Hermano Carlos acogía a todos. Estamos muy agradecidas de lo que Carlos de Foucauld sigue inspirando hoy en día y de lo que está viviendo esta pequeña comunidad de base.

Hta. Pulkeria