Noticias

Lazos de Iglesia

Hay una relación muy especial entre la Iglesia de rito malabar y la Iglesia caldea, de la cuál proviene. La hta. Anitha (India) ha querido profundizar esta relación pasando dos meses en Irak.

Tenía el deseo de descubrir las raíces de mi iglesia, de rito malabar, que vienen del rito caldeo. Las hermanitas de la región de Irak me abrieron ampliamente sus puertas y sus corazones durante dos meses. Quisiera compartir con vosotros algo de esta experiencia que ha sido preciosa para mí.

Me conmovió la atención fraterna de la hta. Virgine Hannan, que se propuso para viajar conmigo, primer ejemplo concreto de la acogida de Oriente!! Efectivamente, lo que más me llamó la atención fue la generosidad, la actitud de respeto y de acogida de los habitantes de ese país. “Sois bienvenidos”, “bienvenidos a Irak”, son las palabras que oí en muchas ocasiones y en todas partes.

Mi estancia en Ainkawa me permitió descubrir y entrar poco a poco en realidades de vida tan distintas. Primera sorpresa, pude seguir fácilmente las celebraciones eucarísticas, porque la liturgia es muy parecida a la del rito malabar. Es verdad que el idioma fue un verdadero límite para mí. Pero esta experiencia me permitió realizar que la validez o la fecundidad de las celebraciones litúrgicas no depende de mi comprensión o de mi sentimiento de satisfacción.

El Padre Saamar, abad de un monasterio, fue muy generoso conmigo. A pesar de estar muy ocupado se tomó algunas horas para explicarme la historia y el significado de la liturgia de la iglesia caldea. Me ha enriquecido mucho visitar su nueva capilla construida según la espiritualidad caldea. Durante la liturgia de la Palabra, los celebrantes y los miembros de la comunidad se juntan en el centro de la capilla, sobre una superficie algo más elevada que el resto, sobre la cual cuelga una cruz que simboliza la unión entre el cielo y la tierra: los seres humanos y Dios que están en comunión. El pueblo está alrededor. Después de la liturgia de la Palabra, el celebrante va hacia el altar que simboliza el Santo de los Santos, subiendo tres peldaños…

Tuve la suerte de poder pasar algún tiempo con las hermanitas de nuestras tres comunidades. Me ayudaron de verdad a realizar el objetivo de mi visita y me permitieron visitar varios lugares: Babilonia, monasterios de los siglos III y IV, la primera iglesia de Irak, la tumba del profeta Nahum… Esta iglesia tan antigua ha sufrido persecuciones casi siempre a lo largo de su existencia. Es desgarrador ver que hoy la comunidad cristiana emigra porque no se siente segura y no ve futuro posible en su propia tierra…

La visita de las ruinas de nuestra fraternidad en Mossoul y de algunos barrios de la ciudad está muy viva en mi memoria. Despierta muchas preguntas en mi corazón… ¿Cómo y por qué los seres humanos llegan a esos puntos de destrucción? ¡Las vidas humanas, signos de una historia vivida, parecen haber perdido todo valor! Esta gente que tiene tanto respeto y tanto espíritu de acogida y de generosidad, ¿cómo y por qué han llegado a matarse unos a otros? ¡Es algo muy difícil de comprender para mí!

Pienso que si Irak tuviera menos recursos naturales la gente estaría más en paz y el país no se habría vuelto el campo de batalla de otros países…

Me quedé un mes en Bagdad y esta ciudad me gustó más que las otras porque la modernización no ha destruido completamente las expresiones de la cultura tradicional.

Sigamos rezando por ese país y su pueblo y por todas las demás personas que sufren debido a conflictos que parecen no querer terminar…

Hta. Anitha